Túnica, capa y cíngulo. Hermandad Sacramental del Perdón.

Es despertarse y sentir que no es un día cualquiera. Es levantarse y ver justamente enfrente tuya el detalle que marca la diferencia a esta jornada, esa túnica negra azabache y esa capa marrón franciscano que tanto nos caracteriza a mi hermandad, al instante me di cuenta, ¡era Martes Santo!

Así describo el despertar de un Martes Santo, como si de un niño se tratase, la espera terminó y los nervios empiezan a rebosar; todo en conjunto, la pasión. Posteriormente, después de realizar uno sus deberes como persona, me dispongo a dirigirme hacia mi parroquia a lo que ya es tradición en el barrio, la visita de los Sagrados Titulares en la mañana del Martes Santo.

Todo está preparado. Llego al templo y se me es imposible que no se vaya la vista hacia ella, mi Señora de las Angustias, más radiante que nunca, espléndida, muy mimada por su vestidor (al que le tengo que agradecer muchas cosas como mi padrino del Sacramento de la Confirmación que es). No le falta ningún detalle y es que ella nunca está tan guapa y bella como en la mañana en la que todos sus hijos van a verla. Justo a su lado se encontraba aquel que me ha visto crecer y llorar junto a Él, el que me enseñó a orar antes de que nadie me enseñase, porque Él es el Hijo de Dios que lo perdona todo, el que ofrece su misericordia a todo desesperado que se rinde a sus pies. Sí, allí se encontraba el Stmo. Cristo del Perdón sobre su monte de claveles de sangre, sangre que derramó y derrama por su pueblo alcalareño.

Llueven las oraciones sobre las manos de los titulares de la feligresía, feligresía de una parroquia que se hace Perdón y Perdón que se hace sagrario de una feligresía, porque a ellos no les hace falta ir hacia el pueblo, el pueblo siempre va hacia ellos, al igual que los doce apóstoles siguieron a Jesús en su camino hacia la Resurrección. Así se resume una mañana de oración y alegría, la llamada “Mañana del Martes Santo”.

Son las 3 de la tarde y ya va siendo hora de preparase el atavío nazareno. Justo antes se había marchado mi hermana, en la que acompaño durante toda la penitencia en pensamiento y alma desde otro lado de la cofradía. Todo colocado en su sitio: túnica, capa y cíngulo.

Por el camino más corto tiro hacia la parroquia, y en sus aledaños, más hermanos nazarenos, costaleros y los primeros músicos esperando que sean esas 5 de la tarde tan esperadas.

Comienza esa hilera de nazarenos marrones por las calles de Alcalá, los primeros ya pisan la calzada de un barrio que no volverán a ver hasta pasadas varias horas de la tarde-noche. Se levanta el señor y dos lágrimas caen de mis ojos, lagrimas por dos ángeles que descansan junto a Dios, Ntro. Señor, y me acompañan en el día a día de mi vida.

¡Aleluya! Hosanna al Hijo de David que ya se encuentra en la calle. Ya ha salido el padre que LXX veces VII perdona a su pueblo por la caridad de Dios. Siguiendo sus pasos, como discípulo suyo, voy yo, aquí comienza mi penitencia y aquí me olvido de todo lo material y me centro en lo espiritual. No obstante, siempre es bonito escuchar ese aplauso multitudinario que se produce a la salida de mi madre Inmaculada, momento con el que se hace oficial la salida de la Hdad del Stmo Cristo del Perdón y Ntra. Sra. De las Angustias a la calle.

Pasan las horas y ese calor abrasador que nos acompañó durante parte del recorrido nos abandona y llega una brisa relajante para todo el cortejo procesional. Nuestros titulares ya se han lucido como es debido por su pueblo. La jornada del Martes Santo alcalareño va llegando a su fin. El Cristo y su Madre ya han atravesado las calles más íntimas y han recogido las plegarias de todo un barrio. Ambos titulares atraviesan el dintel de la Puerta del Perdón entre un mar de lágrimas de alegría y pena. Fin de la estación de penitencia.

¡Pero hermanos no se entristezcáis, que hermandad es todo un año y no solo un día, así que volved a poner la cuenta atrás que el próximo Martes Santo está a la vuelta de la esquina!

¡Hasta el año que viene si Dios quiere!

Rubén Gutiérrez Gallego. Nazareno y miembro del Grupo Joven del Perdón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s